LLAMA YA...

LLAMA YA...

..

..

martes, 18 de julio de 2017


ESPECIAL:

 No hay ni efectivo:

 La Banca está Quebrada en Venezuela?


Usuarios se quejan, pues en la banca pública solo ofrecían las unidades de la mayor denominación, pero ni eso se consiguen en la banca. En otros tienpos esto se llamaba, un banco fuera de camara y era intervenido de inmediato.
 
“Esto va de mal en peor”, “la solución no está en trancar las calles”, “todos los cajeros están pelados”. Durante la última semana marabinos han tenido que enfrentarse a tres situaciones que han afectado a la región de forma simultánea: falta de transporte, largas colas para abastecer gasolina y la escasez de efectivo en los cajeros electrónicos.


Las colas salían de los bancos, Los clientes acudieron desde tempranas horas de la mañana
Pero, se encontraron con otro escenario, pues las entidades financieras no cuentan con suficientes piezas de menor denominación para reemplazarlos ni de los billetes nuevos, Gloria Ramirez, solo consigo dinero es raspando hasta un 20% yo veo este pais en quiebra total, esto no se veia en otros tiempos.

La banca pública es la más afectada. Mientras en el Banco de Venezuela se optó por dispensar billetes de Bs. 100 por cajeros y taquillas, en los Banco Bicentenario y sus clientes solo tenían la posibilidad de depositar. "No tenemos efectivo para pagar dicen los carteles" y aseguró una cajera. La situación en esa entidad financiera ocurre desde hacen meses, ancianos acudieron por tercera vez en 10 días para poder cobrar su pensión sin obtener un resultado positivo.
 Los clientes se resignan, pues necesitan el efectivo para pagar el transporte público y artículos de primera necesidad. “Si están saliendo de los billetes de Bs. 100, esto es incorregible”, dice Lourdes Pérez, una clienta de 67 años con 100 billetes de la mayor denominación en sus manos. “Los necesito para comprar comida.
De igual modo, diversos zulianos han expresado su inconformidad por la poca disponibilidad de efectivo en los cajeros automáticos de las distintas agencias bancarias. Las quejas entre la población han venido aumentando, conseguir un cajero con dinero por estos días se ha convertido en una lotería.
“He recorrido varias agencias, es increíble que en un banco no haya dinero, y en los poco que tienen la cola es infernal”, expresó Daniela Fuentes a las afuera de una agencia bancaria.
 ¿Qué significa que el país se quede sin dinero?
Venezuela se está quedando sin dinero. Según los datos del Banco central las reservas cayeron por debajo de los 9,000 Millones de dólares (muy pocas de ellas en efectivo) y para el 2017 acumula pagos de deuda pendientes por unos 7.200 millones de dólares,En el 2011, Venezuela tenía aproximadamente 30.000 millones de dólares en reservas. En el 2015, ya eran unos 20.000 millones de dólares.
“El problema viene desde el 2005, cuando a partir de un cambio en la ley del banco central se comienzan a extraer reservas bajo el concepto de reservas excedentarias", explicó la profesora Sary Levy de la Universidad Central.
¿Qué significa que un país deba más dinero del que tiene en el banco? ¿Qué puede pasar cuando un país se declara en bancarrota?

Un país entra en bancarrota cuando suspende los pagos de sus deudas, tanto con acreedores públicos como privados, y no tiene cómo convencer a nadie más para que le preste dinero.

Para desarrollar múltiples programas y políticas, los países le piden dinero a personas naturales o jurídicas que invierten en ellos, pero como en cualquier préstamo con una institución financiera, esas naciones deben luego devolver esa plata pagando unos intereses.

 La acción por la que un país suspende el pago de sus deudas por falta de dinero se conoce técnicamente como default.

Históricamente, detrás de la quiebra de una nación ha habido dos motivos fundamentales: que acaba de salir de una guerra (caso de Alemania en 1923 y luego otra vez en 1945) o una muy mala gestión financiera por parte de uno o varios gobiernos consecutivos.

Venezuela completó, en diciembre del 2016, tres años seguidos en recesión. Pero en este 2017, también está sumida en una profunda crisis social y política y allí juegan un papel importante otro factores como el desplome de los precios del petróleo, que hoy representa la mitad de lo que valía en el 2014.
 El problema es que Venezuela no solo es el país con mayores reservas de petróleo del mundo, sino un país exageradamente dependiente de ese único producto. Cerca del 90% del total de sus exportaciones son de crudo.

También, según analistas, se suman el excesivo gasto del gobierno, la caída de la moneda, la mala administración de la infraestructura del país y la corrupción, todo lo cual ha generado una inflación desbordada.

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) se espera que el 2017 cierre con una inflacion del 1,660% y para final del 2018 culmine con una inflacion del 2,880%.

Los productos escasean desde hace años, así como los medicamentos. Y como en una espiral que no se detiene, el país cada vez tiene menos dinero para importar esos bienes esenciales.

“Uno de los principales problemas tiene que ver con la crisis humanitaria”, le dijo a CNN en Español el analista económico Alejandro Grisanti, director de Ecoanalítica, una firma de investigación en Venezuela.
 “El gobierno ha venido consumiendo sus reservas internacionales, sus ahorros, para buscar alternativas de compra de alimentos, pero no ha cambiado su rumbo económico”.
¿Qué salidas tiene un país que se declara en bancarrota su sistema financiero?

La primera salida, y la más común, es negociar con los acreedores por medio de acuerdos para refinanciar la deuda y pedir más plazo para pagar. Cuando se refinancian las deudas, el valor de los bonos originales se reduce y eso implica también un costo para los acreedores, que en muchos casos no recuperan todo el dinero prestado.

La segunda salida es declararse insolvente y negarse a pagar (caso Argentina en el 2001 y Grecia en el 2012.)

Otra medida que se puede tomar, paralela con la primera, es que los bancos centrales busquen atraer nuevos inversionistas extranjeros elevando las tasas de interés de los bonos de deuda del país. El Banco Central de Islandia lo hizo cuando ese país se declaró insolvente en el 2008 (las tasas de interés crecieron hasta el 18%).

Sin embargo, los aumentos desmesurados de las tasas de interés pueden afectar las calificaciones crediticias que distintas entidades internacionales otorgan a los países, de las cuales puede depender, como en un círculo vicioso, que se invierta en el país y se les siga prestando dinero.

Los inversionistas extranjeros pierden la confianza en el país, los precios de las acciones se desploman y la moneda local también pierde su valor. En el 2014, un dólar equivalía a unos 100 bolívares. El 1 noviembre del 2016, ese mismo dólar equivalía a 1.567 bolívares y un mes después, en diciembre del año pasado, equivalía a 3.480 bolívares según la popular página DolarToday.com, que monitorea la tasa no oficial en el país y al cierre de este analisis el dólar ronda los 8,500,Bs 

Eso genera que la gente se asuste por perder sus ahorros y corra al banco para retirar el dinero de sus cuentas y, en muchos casos, sacarlo del país. Uno de los ejemplos más recordados de ese pánico ciudadano y de la respuesta de un gobierno) es el de Argentina en el 2001, cuando el gobierno congeló las cuentas bancarias y limitó la cantidad de dinero en efectivo que la gente podía retirar.

Además de que los ciudadanos pierden sus ahorros, muchas empresas pueden cerrar sus puertas y eso dispara la tasa de desempleo. También aumenta la inflación, lo que a su vez genera mayor malestar social y puede llevar a protestas masivas. En Argentina, en el 2001, la gente no sólo salió a la calle sino que comenzó a saquear supermercados. Eso también ha pasado ya en Venezuela en estos momentos.Por: Licdo, Jesus Castellanos

No hay comentarios:

Publicar un comentario